Fundación Albéniz
          Imprimir Inicio línea vertical texto menos texto mas
noticias Paloma O´Shea, Presidenta de la Fundación Albéniz

La Escuela Superior de Música Reina Sofía creó en 1999 el Premio “Yehudin Menuhin a la Integración de las Artes y la Educación” con el doble objetivo de reconocer y premiar la labor de excelentes artistas e intérpretes de cualquier país, que a la vez hayan destacado en la enseñanza musical.

La Escuela se propone así perseguir un modelo de integración de la música en la tarea docente para el que tuvo, desde sus inicios, el privilegio de contar con la inspiración de colaboradores de la talla de Yehudi Menuhin.

Pocas biografías como la de este gran artista encarnan tan vívidamente la idea de la universalidad de la cultura. Durante más de medio siglo recorrió el mundo cautivando los auditorios, primero con el violín y, después, con la batuta de director. Una vez conquistado enteramente el planeta musical, se fue concentrando cada vez más en la educación, en la formación integral de la juventud a través de la música.

El ejemplo del maestro ha sido motor y acicate para la creación de este Premio, que sirve de homenaje a su memoria y da plena virtualidad a su modélica carrera como artista y como maestro.

Los candidatos a este premio han de ser personas de acreditada solvencia internacional, tanto en el campo de la interpretación como en el de la formación musical: ser artistas y maestros.

Excepcionalmente podrá aceptarse como candidato alguna institución de renombre y calidad. El Premio Menuhin es una iniciativa pionera en el panorama de premios musicales en nuestro país, que premia la labor de aquellos que cuentan entre sus logros con la formación de nuevos artistas. El único requisito que pide la Escuela Reina Sofía el reflejo de la filosofía del centro: la pasión de enseñar.

Convocado anualmente hasta el año 2001 y a partir de este último, cada dos años, el primero de ellos fue otorgado a Alfredo Kraus que dejó una estela de generoso trabajo y de extraordinaria calidad humana.

En su segunda edición el premiado fue Piero Farulli, magnífico intérprete y excelente pedagogo al desarrollar un planteamiento novedoso de los sistemas didácticos. Miembro del “Cuarteto Italiano” ha hecho historia en la interpretación del repertorio de cuarteto de cuerda.

En el año 2001 recibió el Premio Menuhin el Maestro Carlo Maria Giulini, que en su larga carrera artística ha tenido presente a los jóvenes músicos en su etapa de formación. Además de centrar su labor pedagógica en la Escuela de Fiésole y en la Academia Chigiana de Siena, el maestro Giulini ha dirigido a las principales jóvenes orquestas europeas.

El Premio Menuhin 2002 fue otorgado a Sir Colin Davis, quien ha dedicado una parte significativa de su tiempo a la enseñanza, ejerciendo esta parte pedagógica de su vocación musical en escuelas como la Juilliard y la Guilghall, y como Presidente de las jóvenes orquestas de Gran Bretaña y la Unión Europea y el Departamento de Dirección de Orquesta de la Royal Academy of Music.

En 2004 recibió el Premio Alicia de Larrocha. La gran pianista española, fallecida en 2009, estaba considerada una de las primeras pianistas del mundo, especialmente en Estados Unidos. Su colorido, elegancia y expresividad en la interpretación han sido reconocidos por todos y le llevaron a realizar una carrera intensísima y universal. Además, en el ámbito de la docencia, dirigió en Barcelona la Academia Marshall, creada por el propio Enrique Granados.

El Premio Menuhin 2006 fue concedido a Claudio Abbado, director de orquesta italiano considerado uno de los más grandes del podio orquestal y lírico de la posguerra. Abbado también es muy conocido por su trabajo con los músicos jóvenes, como fundador y director musical de la Orquesta Juvenil de la Unión Europea y de la Orquesta Juvenil Gustav Mahler

José Antonio Abreu obtuvo el Premio Menuhin en 2008. Abreu está considerado uno de los íconos culturales y musicales de nuestro tiempo. A lo largo de décadas de trabajo, puso en marcha en Venezuela la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles (FESNOJIV), una red de orquestas infantiles, juveniles y coros que involucra cerca de 250 mil jóvenes músicos con el objetivo de que la educación musical contribuya al desarrollo comunitario, la integración social y la solidaridad. Esta red culmina en la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar.

En 2010 Zubin Mehta, uno de los dos o tres músicos más admirados del planeta, recibió el Premio como reconocimiento tanto a su prestigiosa carrera como director de orquesta en todo el mundo, como por su trabajo con jóvenes músicos a través de la Mehli Mehta Music Foundationn en Bombay, la Escuela de Música Bucchanan -Mehta en Tel-Aviv y la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

En la novena edición, el Premio Yehudi Menuhin 2012 fue otorgado al pianista y pedagogo Menahem Pressler en reconocimiento por su  labor como artista y maestro sobresaliente que ha destacado, además, en el ejercicio de la formación de las nuevas generaciones. Miembro fundador del Trío Beaux Arts, se consolidó, junto a él, como una de las mayores referencias mundiales de la música de cámara. Igualmente, ha mantenido hasta la actualidad una activa labor pedagógica en su puesto de profesor distinguido en numerosos centros, entre ellos, en la Escuela de Música de la Universidad de Indiana, en Bloomington, y como asesor del Instituto Internacional de Música de Cámara de Madrid.

linea inferior

Sede Madrid: Plaza de Oriente s/n, 28013. Teléfono: (+34) 91 523 04 19 . Fax: (+34) 91 532 96 61
Sede Santander : Calle Hernán Cortés nº 3, 39003. Teléfono: (+34) 942 31 14 51. Fax: (+34) 942 31 48 16

© 2010 Fundación Albéniz.
Toda la información contenida en este sitio web es susceptible de modificación sin previo aviso.